BUSCADOR

jueves, 12 de septiembre de 2013

“CRIANZA EMOCIONALMENTE SALUDABLE” – ENRABIARSE ES COMO CAER EN UN POZO SIN FONDO

Nos enrabiamos cuando nos invade el sentimiento de injusticia ¿qué he hecho yo para merecer esto?, ¿por qué a mí?, ¿por qué la vida nos maltrata?  La rabia, la rebeldía son sentimientos naturales que ponen a prueba nuestra manera de entender y situarnos en el mundo.


En los niños aparece de manera más habitual hacia los tres años, edad en la que todo peque empieza a percibir su realidad de manera clara y se configura su personalidad.  Es entonces cuando se hace evidente que no podemos tener todo lo que queremos y que toca empezar a tolerar la frustración.  Por ello, la emoción de la ira se hace presente con toda su potencia.


Cuando un niño se enrabia o hace una rabieta, berrinche, pataleta… nos está comunicando su malestar ante una situación que siente como injusta y aunque para los adultos nos parezca que esa injusticia es insignificante, para el entender de los peques es una experiencia dramática.  ¿Os imagináis que caéis a un pozo oscuro que no tiene final?  Caer es inevitable ya que la vida nos pone zancadillas todos los días pero aprender a sujetarnos para no seguir sin fin, encontrar los recursos para salir de ahí, buscar alternativas para no volver a tropezar… forma parte de las enseñanzas necesarias para madurar y alcanzar el equilibrio hacia la felicidad.


Escuchar la rabia de los niños, ser capaces de atenderla y darle significado les proporcionará los recursos necesarios para aprender y desarrollar estrategias basadas en la justicia para uno mismo y para los demás.


Como padres sufrimos con el sufrimiento de los hijos, nuestra misión es protegerles de todo lo malo, proporcionarles situaciones placenteras pero también es importante valorar la experiencia de la frustración. Nos equivocamos si creemos que seremos capaces de evitarles las situaciones dolorosas o nos asustamos ante la posibilidad de “traumatizarlos”.  No podemos salvarlos de la propia vida. El día a día se encarga de brindarnos las oportunidades necesarias para aprender a tolerar la frustración, con ella aprendemos a desarrollar la capacidad de la templanza, de la negociación, de la espera… Una oportunidad para acompañar el crecimiento de los hijos.


En KASH-LUMN Family Care creen profundamente que todos los comportamientos infantiles tienen su razón de ser y por ello, ayudan a los padres a escucharlos, entenderlos y saber cómo actuar ante ellos.




1 comentario:

  1. Muy buen artículo, creo que muchos padres lo tendrían que poner en práctica y así entenderían un poquito mejor a sus hijos y sabrían como hay que reaccionar ante tales situaciones.

    ResponderEliminar

PUEDES SEGUIR TODAS LAS NOTICIAS POR E-MAIL