BUSCADOR

martes, 15 de octubre de 2013

EL TOMATE - UN SUPERALIMENTO


Descubre todas sus propiedades

El tomate es una de las hortalizas que nos recuerda más el verano. Además, su sabor entre ácido y dulce lo convierte en un alimento muy versátil en la cocina.


Es uno de los alimentos más bajos en calorías, ya que apenas aporta 20 calorías por 100 gramos, en comparación al espárrago que aporta unas 23 calorías los 100g. Esto es debido a que casi el 94% de su peso es agua.


Contiene una pequeña porción de carbohidratos (3,54%), proteínas (0,85%), y grasas (0,33%). El valor nutricional del tomate destaca por su composición en vitaminas, minerales y en las sustancias no nutritivas, como es el licopeno, de gran importancia para gozar de buena salud.


En cuanto a vitaminas, la más abundante es la vitamina C (19,1mg/100g), cantidad inferior a la naranja (53,2mg/100g) pero suficiente para hacer de él un buen antiescorbútico. Un tomate de 100g, cubre 1/3 parte de las necesidades de vitamina C al día.


Contiene vitaminas del grupo B en concreto la B1, B2, B6, niacina y folatos. La provitamina A está presente pero en menor proporción que en la zanahoria. Entre los minerales, destacar el potasio que le otorga la propiedad diurética y depurativa. También cabe destacar el contenido en hierro: un tomate de 180 g de peso, contiene el mismo hierro que un huevo de un tamaño normal (unos 60g), dato que sorprende.


Además, el tomate contiene otros componentes que, sin ser nutrientes propiamente dichos, ejercen funciones muy importantes en el organismo como son:


La fibra soluble presente en la pulpa e insoluble presente en la sustancia gelatinosa que rodea la semilla; la fibra le da la propiedad laxante y reductora del colesterol sanguíneo.


El tomate tiene un efecto alcalinizante del medio debido a su composición en sales minerales, tras su metabolización contribuya a dejar residuos básicos al medio interno.


El licopeno es un pigmento vegetal del grupo de los carotenoides. Es el que le da el típico color rojo al tomate. A diferencia del B-caroteno de la zanahoria, el licopeno no se transforma en vitamina A.


El consumo de tomate está especialmente indicado en afecciones de próstata (cáncer de próstata, hipertrofia benigna de la próstata…). Es depurativo, debido a su acción alcalinizante del medio y muy diurético. Es interesante en casos de arteriosclerosis, debido a su acción antioxidante, evitando así la oxidación del colesterol y endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis).


El tomate a través de su elevado contenido en licopeno, por su acción antioxidante y protectora de la piel, nos ayuda a prevenir y a salvaguardarnos de los daños del sol sobre la piel.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

PUEDES SEGUIR TODAS LAS NOTICIAS POR E-MAIL