BUSCADOR

jueves, 18 de julio de 2013

LA POLENTA - UN PRODUCTO LIBRE DE COLESTEROL Y DE GLUTEN

Todos aquellos que defendemos una vida sana siempre andamos en busca de alimentos saludables que nos ayuden a cuidar nuestra salud y que a su vez sean nutritivos. Un aliado estratégico en esta tarea es sin duda la polenta.

Este alimento es muy conocido en Italia y en otras partes de Europa, además de ciertos lugares de Argentina y México, pero poco difundido por España.

La principal base de la polenta es el maíz, un alimento que aporta carbohidratos, proteínas, antioxidantes, fibra y muchas vitaminas del complejo B, útiles para un sinfín de funciones en el cuerpo como el metabolismo de los carbohidratos y grasas, producción de energía, respiración celular, protección contra sustancias tóxicas, etc.

Además el maíz es naturalmente libre de gluten, por lo que está indicado para personas intolerantes al Gluten (celíacos) y no contiene colesterol. La polenta puede ser el reemplazo ideal para el pan.

La harina de maíz tiene similar aporte calórico que la harina de trigo pero posee mayor aporte de grasas saludables, entre los que destacan los ácidos grasos poliinsaturados.

Su porcentaje de fibra es muy superior, como así también su contenido en vitaminas del complejo B, por lo que la polenta es una alternativa rica en nutrientes para incorporar en la dieta. Destaca en la harina de maíz su contenido en vitamina A y carotenos, así como el aporte en ácido fólico.

Es un alimento rico en magnesio, calcio y potasio y dado que su contenido en fibra es elevado y se elabora mediante la hidratación de la harina con agua, aporta gran saciedad y puede ser aún más llenadora que la harina de trigo que usamos habitualmente en la cocina. Además, no contiene gluten y es apta para celíacos.

La polenta en sí, es una mezcla hecha a base de maíz, líquido (puede ser leche entera o descremada, agua o caldo), sal y condimentos. Las proporciones ideales son: 1 medida de harina de maíz por 3 medidas de líquido.

Para su elaboración se hierve el líquido elegido en función del plato a realizar, se sazona con sal y condimentos, como pimienta, romero o nuez moscada y luego, cuando está hirviendo, se le agrega la polenta en forma de lluvia. Tiene un sabor muy agradable, además es muy nutritiva. Los Incas, Mayas y Aztecas usaron y reconocieron las propiedades alimenticias del maíz al punto de considerarlo alimento sagrado.

La polenta es de muy fácil digestión, puede consumirse de noche y con cualquier acompañamiento. Es muy baja en grasas también, y por ser un alimento vegetal, si es que no se utiliza leche en su preparación, no contiene colesterol. Si no sabes qué cocinar de forma rápida para originar un plato sano y sabroso, la polenta es una gran alternativa rica en nutrientes.


Usos Gastronómicos

En Italia es común hacer la polenta con un añadido de patatas y otros ingredientes que le enriquecen el sabor. Para hacer esta "polenta di patate" es suficiente cocer en agua hirviendo algunas patatas cortadas en cubos o rodajas, cuando se ablandan lo suficiente se las machaca y se le añade a gusto la harina de maíz, hacia el final de la cocción se pueden añadir al gusto salami, queso, cebolla sofrita etc. Cada cual puede crear su receta personal.

La polenta puede servirse cremosa, como hemos indicado anteriormente, asada, frita u horneada constituyendo entonces casi una especie de pan. Puede ser el plato principal, un plato vegetariano, un original y saludable montadito o un postre.


Montaditos de polenta

Pon en un cazo a hervir caldo de verduras (tres partes de caldo por una de polenta). Añade la harina de maíz cuando el caldo esté hirviendo (introdúcela a modo de lluvia), una pizca de sal, un poco de orégano en polvo, y deja entre 5-10 minutos hasta que se espese y se consuma toda el caldo (hay que remover continuamente para que no se pegue al fondo). A continuación viértelo en una fuente engrasada o forrada con papel vegetal y deja enfriar. La altura de la polenta debe ser de unos 3cm. Después córtala en cuadraditos o en círculos.

A continuación sólo tienes que echarle imaginación y cubrirlos con aquello que más te guste, frío o caliente.

Algunas ideas pueden ser: queso de untar + tomate + anchoa, escalibada de pimiento con atún y huevo duro, cebolla caramelizada con queso y pasas...

En fin, como veréis la polenta es un alimento económico, sano y con infinidad de posibilidades.











No hay comentarios:

Publicar un comentario

PUEDES SEGUIR TODAS LAS NOTICIAS POR E-MAIL