BUSCADOR

miércoles, 11 de diciembre de 2013

CÓMO COMPRAR SANO Y AHORRAR


Consejos para compras saludables low cost

La situación actual de crisis económica que se está viviendo a nivel mundial está repercutiendo en muchos aspectos de la vida de las personas. Por ejemplo, según los últimos datos de diversas encuestas y estudios recopilados por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) muestran cómo la reducción del presupuesto familiar y el incremento de personas en paro han incidido directamente en un aumento del número de personas con sobrepeso.


Las razones que llevan a que este aumento del sobrepeso esté directamente relacionado con la crisis es que al recortar el presupuesto para hacer la compra, la dieta de las familias pasa a basarse en productos de bajo precio y básicos, alimentos envasados y precocinados baratos, pero con índices calóricos muy elevados. Además de la mala alimentación, el sobrepeso aumenta por el sedentarismo de muchos parados, así como por los recortes sanitarios y los cada vez menos créditos que no facilitan el acceso a tratamientos adecuados contra la obesidad.


Los productos frescos, cada vez más caros

El secreto de una dieta equilibrada y saludable está en el consumo de todo tipo de alimentos, a ser posibles frescos. En la mesa no deben faltar frutas, verduras, lácteos, pescados, carnes, cereales, quesos, huevos o pan, entre otros, sin embargo, precisamente estos han visto incrementado su precio en los últimos meses por el aumento del IPC. La consecuencia directa es que muchas familias no pueden acceder a ellos, lo que les lleva a adquirir productos tales como "pizzas, zumos envasados y refrescos con altos niveles de azúcar, bollería industrial y precocinados", apuntan desde IMEO.


Esta situación no sólo se produce en España, sino en otros muchos países, como muestran los datos del informe Generación XXL de IPSOS: "en el Reino Unido las ventas de carne de cordero, vegetales frescos y fruta han bajado de forma considerable, mientras que productos envasados como las galletas o la pizza han crecido en los últimos 5 años".


Ante esta nueva coyuntura, hay que buscar nuevas estrategias para ayudar a que la cesta de la compra de las familias que cuentan con mucho menos presupuesto, no vea reducida también su calidad nutricional. IMEO ha aportado su granito de arena dando a conocer una serie de consejos para conseguir aunar compra low cost y saludable a partir de los apuntes realizados por amas de casa que compartían experiencias en un foro de discusión dedicado a la obesidad.


Cómo comprar sano y barato

Algunos de los puntos claves de esos debates sobre compras sanas y económicas señalados por amas de casa y supervisados por expertos en nutrición serían:

- Evitar ir con hambre al supermercado: cuando se compra con apetito el consumidor se suele decantar por pizzas, bollos, precocinados... Son más baratos, pero pasan factura a la salud.


- Hay que tomarse tiempo para hacer la compra: si se va al supermercado con prisas no hay tiempo para procesar la información de las etiquetas, comparar precios, etc. por lo que es posible que no se elijan los productos adecuados a las necesidades.


- Planificar la compra en función de lo que se va a comer en la semana: de esta forma evitamos tirar excedentes.


- Es mejor comprar la fruta y la verdura a última hora de la tarde, cuando para sacar el stock del día se hacen descuentos especiales muy interesantes.


- Si hay ofertas de conservas, pastas, arroz, aceite y otros alimentos no perecederos, comprar en grandes cantidades.


- Si la unidad familiar es de pocos miembros, mejor no comprar por kilos, sino por unidades para no desperdiciar alimentos.


- Tener en cuenta el precio de un kilo cuando te cobran alimentos a un euro porque si, por ejemplo, el kilo es a 10 euros, el producto es caro.


- También los envases con un 50% más de producto a veces tienen el precio elevado, por lo que no resultan más baratos que adquirir el envase estándar.


- Las legumbres engordan menos que los hidratos y cuestan más o menos lo mismo.


- El pescado es caro, pero necesario. Los nutricionistas recomiendan comer pescado 2 o 3 veces a la semana. Existen multitud de variedades de pescado blanco y azul para poder seleccionar las más económicas.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

PUEDES SEGUIR TODAS LAS NOTICIAS POR E-MAIL