BUSCADOR

martes, 19 de agosto de 2014

OTITIS EN EL VERANO


Es su mejor diversión en verano pero también se puede convertir en su peor enemigo. Nos referimos al agua del mar y/o la piscina. Combinada con el calor y la humedad, se puede convertir en el perfecto caldo de cultivo para las bacterias y afectar a la flora natural de  la piel que se encuentra en el conducto auditivo. Dando lugar a lo que se conoce como: otitis de verano u otitis del nadador.


¿Qué es la otitis del nadador?

Este trastorno auditivo, mucho más frecuente en los niños pequeños, consiste en una inflamación, generalmente producida por bacterias, de la piel que recubre el conducto auditivo externo del oído. Puede darse en ambos oídos a la vez o en uno solo.


El jabón, champú o el cloro del agua pueden facilitar la infección del oído, ya que lo desprotegen ante el ataque de agentes infecciosos externos o el crecimiento de hongos, los cuales se encargan de colonizar primero la piel de la oreja para, posteriormente, introducirse en el conducto auditivo.


Otro causante de la otitis puede ser la cera acumulada dentro del oído, ya que la cera que permanece alojada en el interior es capaz de absorber el agua que entra durante el baño, llegando a hincharse y pudiendo provocar así la formación de un tapón.


Si percibes que tu hijo tiene picazón en el oído, llora mucho, siente dolor y por sus oídos se produce una secreción de color verde, es muy posible que el pequeño padezca una otitis externa. En alguna ocasión, al tratarse de una infección, puede presentarse también algo de fiebre.


¿Cómo evitar la otitis?

Evitar la otitis externa no es difícil, basta principalmente con mantener sus orejitas limpias y secas. Hay que asegurarse de que después de cada baño limpiamos y secamos bien el canal auditivo y el pabellón auricular. Recuerda que es preferible que no utilices bastoncillos de algodón, ya que pueden empujar las secreciones del canal auditivo hacia el interior provocando un problema más grave.


En su lugar, lo que se recomienda para llevar a cabo el secado de los oídos tras el baño es usar el pico de una toalla o una gasa seca, no introduciéndolo más allá de donde entre el dedo.


También puedes usar preparados de propóleo con aromaterapia que te ayudarán a evitar las temidas otitis.


Y es que el verano es un momento perfecto para que toda la familia disfrute del agua y del calor, pero sin olvidarnos de tomar todo tipo de precauciones para evitar los posibles problemas que puedan truncar los días de descanso.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

PUEDES SEGUIR TODAS LAS NOTICIAS POR E-MAIL